“Para emprender, además de habilidades, es necesaria una actitud positiva”

Patricia Mouro es técnica de empleo en la Fundación Ronsel, entidad que lleva casi tres lustros orientando, asesorando y acompañando a emprendedores/as en su proceso de creación de empresas. Además es formadora habitual en el área de la gestión y planificación empresarial así como el ámbito de la financiación. Como tal ejerce en dos de las sesiones de Escola de Emprendedores. Edición campus do Mar, comunicando conocimientos y experiencia a unos  futuros emprendedores que necesitan habilidades y actitud.

Patricia_Mouro_Escola_Emprendedores_UDC

¿Qué importancia tiene este programa formativo o este tipo de ciclos al finalizar una carrera universitaria o de postgrado?

Aunque desde la universidad cada vez se está trabajando más en educación emprendedora,  no es suficiente. Las competencias y habilidades emprendedoras no son sólo necesarias para la puesta en marcha de un proyecto empresarial, sino que son clave para diferenciarte en un mercado laboral que nos exige cada vez más, y poder aportar mayor valor a tu currículum. En este tipo  de programas se trabaja el desarrollo de las competencias profesionales, a la vez que se promueve el espíritu innovador en todos los ámbitos de la gestión empresarial, facilitando la implantación de aquellas ideas empresariales viables.

¿Tiene la especialización de este programa formativo algún valor añadido frente a otros?

En mi opinión, lo que considero que hace de éste un programa diferente y novedoso,  es que no es “un curso al uso”. Este programa formativo se estructura en sesiones presenciales tanto en el aula como outdoor, y se complementa con formación online, trabajando a través del Método LEAN, una simuladora de empresas que actualmente se está utilizando en el mundo empresarial para testar el lanzamiento de cualquier producto al mercado. Los alumnos también visitan las grandes empresas gallegas referentes en el mundo empresarial, y a través de mesas de experiencias conocen de primera mano casos reales de emprendimiento, algo de lo más enriquecedor para el alumnado si lo queremos es acercarlos a la realidad actual.

En tu experiencia como técnico de empleo y como formadora habitual en este tipo de programas, ¿cómo ves la actitud emprendedora de los jóvenes gallegos?

Actualmente se detecta un mayor interés de los jóvenes en  el  emprendimiento como otra vía de acceso al mercado laboral. Toman ellos la iniciativa planteando sus dudas y mostrando su curiosidad de cómo “va eso” o “qué me puede suponer” el arrancar con una iniciativa. La situación del mercado laboral provoca que, quizás ahora, lo vean más próximo que hace 4-5 años, y se lo planteen a corto-medio plazo.

Supongo que no es fácil “tirarse a la piscina”. ¿Qué se necesita para lanzarse a emprender?

Garantizar que la piscina tiene agua y analizar que sea el agua suficiente que necesito para mi salto. Es necesario un estudio previo, un análisis de cada uno de los aspectos que forman parte de mi iniciativa. Todo ello se resume en trabajar y elaborar un buen Plan de Negocio. Obviamente sin olvidarnos de que, aunque técnicamente tengamos un buen proyecto, sabemos que es necesario tener desarrolladas determinadas habilidades profesionales que en el mundo empresarial son decisivas, y que en este programa trabajamos, tales como la comunicación, motivación, liderazgo, etc.

¿Qué le dirías a esos jóvenes con miedo a la vorágine existente en el mundo laboral/ empresarial actual?

Es cierto que el mercado laboral está muy cambiante, y ello provoca una mayor incertidumbre en los jóvenes. Y cuando las cosas no salen como queremos existe una mayor desilusión o desmotivación. Por aquí tenemos que empezar, la actitud es fundamental, es necesaria una actitud positiva,  marcar unos objetivos que realmente me motiven y estar abierto a otras opciones que a priori descartaba. A quien se plantee la alternativa de emprender, le diría que no lo haga solo, que se rodee de personas y entidades  que le puedan aportar, conocimientos, asesoramiento, red de contactos, etc. “No te preocupes por los fracasos, preocúpate con las posibilidades que pierdes cuando ni siquiera lo intentas” – Jack Canfield.